Planta de interior POTHOS

17,00 IVA incluido

Sencilla y humilde de aspecto, el Potho se ha ganado el apelativo de “planta estrella” gracias a sus cualidades purificadoras. La Planta de interior Pothos es muy poco exigente en su cuidado.

Descripción

PLANTA DE INTERIOR POTHOS

En su entorno natural es una planta trepadora pero también se puede cultivar como colgante. Muy demandada para interiores por su resistencia ya que necesita unos cuidados mínimos. La planta de interior Pothos es originaria del sudeste asiático y Nueva Guinea.

 

CUIDADOS

LUZ: Lugar muy luminoso pero también se adapta a espacios con poca luz o artificial.
TEMPERATURA: 15-35 ºC.
RIEGO: Muy espaciado, solo cuando la tierra esté seca.
TRASPLANTE: En primavera.
ABONO: Una vez al mes menos en invierno.
 
 
 

CONSEJOS GENERALES PARA EL CUIDADO DE PLANTAS DE INTERIOR

El sol directo es malo para la mayoría.

Las que tienen hojas coloreadas o flores necesitan mucha luz.

No las muevas de la ubicación elegida, tardan un tiempo en asentarse.

Aléjalas de las fuentes de calor: radiadores, estufas, bombas de calor…

Evita las corrientes de aire y aires acondicionados.

Deja reposar el agua unas horas antes de regar, se templará y disminuirá el cloro, fluor…
Comprueba el interior de la tierra metiendo el dedo 4-5 cm y valora su humedad antes de regar.

El exceso de agua, las mata y quita el agua sobrante del plato de la maceta después de regar.

Pulveriza frecuentemente las hojas con agua para aportarles humedad (evita mojar las flores). Quita el polvo con un trapo húmedo.

En ambientes secos, como el de Zaragoza, es aconsejable poner un recipiente con agua al lado de las plantas para generar humedad extra.

No excederse con los fertilizantes, puedes quemar las raíces.

Para la mayoría, comprueba al final de la primavera si necesita ser trasplantada.

 

  Volver al catálogo de plantas de interior ›
  Más información del género de planta ›